sábado, 3 de octubre de 2009

Remedio divino contra la influenza A


Algunas iglesias en Suecia han optado por ofrecer vino con más grados de alcohol durante la comunión para evitar la transmisión del virus A H1N1

Un creciente número de templos religiosos en Suecia han optado por un peculiar remedio contra la influenza humana: servir vino con extra alcohol a la hora de la comunión.

Las autoridades eclesiásticas apuestan por la nueva medida para reducir el riesgo de transmisión del A H1N1, al considerar que esta bebida fortificada brinda una mejor protección contra el virus que el vino de consagrar que generalmente se usa en las iglesias.

El templo de Karlskoga, al centro del país, fue el primero es recurrir a este método. Ahora la técnica ya se debate entre párrocos de otras localidades al norte de Suecia, como Piteä, según publica el diario sueco The Local.

"Tendremos una reunión general de pastores en la que discutiremos el asunto. Todo apunta a que se decidirá de manera unánime reintroducir el vino con alcohol durante la celebración de la comunión", dijo el decano Stieg Berggren.

Los oficiales de la Iglesia en ese país aseguran que por lo pronto esta medida se usará sólo en el ámbito local y con la feligresía. "No hemos hecho ninguna recomendación a nivel nacional sobre el vino fortificado", señaló Stefan Häkansson, secretario de prensa del clero sueco.

Entre otras de las medidas de prevención de las Iglesia en Suecia se ha optado por recomendar a los visitantes no dar la mano dentro de los templos aunque en algunos rituales se haga por tradición.