domingo, 27 de julio de 2008

Un robot cirujano ya opera en la Argentina


“La confianza es buena, el exceso es ceguera” (Abel Desestress)

Este impresionante desarrollo tecnológico fue bautizado Da Vinci y está en el Hospital Italiano. Tiene cuatro brazos y mucha más precisión que el ser humano. Costó 1,5 millones de dólares


Las principales ventajas con la que cuenta este robot es que se maneja con una visión de campo en tres dimesiones y amplificada diez veces. Además, sus circuitos filtran los casi imperceptibles temblores de la mano, pero decisivos muchas veces para cirugías que requieren precisión.

Así es que el sistema Da Vinci avanza a paso firme y es parte de lo que se viene en materia de cirugía. Si bien no se puede prescindir de un cirujano de carne y hueso (ya que éste es que le comanda), la máquina tiene ciertas habilidades con las que no se puede competir.

El doctor Oscar Damia, coordinardor general de cirugía robótica del Hospital Italiano explicó a La Nación: "Los movimientos del brazo robótico son más precisos, más armónicos, lo que ocasiona el menor daño a los tejidos. Además, los nano y microinstrumentos permiten trabajar en espacios muy reducidos del organismo".

También explicó que el Da Vinci será utilizado en urología. "Se empezó a usar para ablación de próstata, en trasplantes renales y para cáncer de riñón, pero luego otras especialidades comenzaron a ver la utilidad de su alta precisión", precisa Damia.

"Es así como hoy se usa en ginecología, para distintos tipos de cáncer, en cirugía general para hernias de esófago, en cirugía bariátrica para hacer bypasses e incluso en cardiología", concluye.

Al parecer, son los primeros pasos de una tendencia que se viene y revolucionará la medicina. El robot al servicio del hombre.