viernes, 11 de abril de 2008

Proteínas, clave para descifrar las enfermedades neurodegenerativas


Conocer la estructura tridimensional de las macromoléculas biológicas es fundamental para entender los procesos de la vida, aseguró el premio Nobel de Química 2002, Kurt Wüthrich.

En esta pseudo-civilizacion, por un ser que produce, diez lo destruyen. (Abel Desestress)

Al dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el investigador señaló que la nueva visión que se tiene de las proteínas permite conocer las macromoléculas criónicas que provocan enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, Parkinson, el síndrome Creutzfeldt-Jacob –equivalente humano del mal de las vacas locas–, Huntington y esclerosis amilotrófica lateral todas ellas relacionadas con un mal plegamiento proteico.

Reconocido por sus aportaciones al uso de la técnica de resonancia magnética nuclear (RMN) para el estudio de moléculas de origen biológico de gran tamaño, Wüthrich señaló que ciertas proteínas juegan un papel fundamental en la infección y proliferación viral.

Gracias a esas innovaciones se han abierto posibilidades de avance en la investigación de distintas enfermedades, en el desarrollo de biofármacos y en diversos ámbitos de la biotecnología, incluidos los relacionados con la agricultura.

El método del científico suizo, que visita nuestro país por tercera ocasión en 40 años, permite profundizar en el conocimiento, funcionamiento, interacción y plegamiento de las proteínas para modificarlas o manipularlas. Se explicó que éste se aplica en cualquier proceso biológico y en el desarrollo de fármacos e insecticidas.

El Nobel de Química 2002 destacó que este avance permite determinar qué tan cerca se está en la biología estructural para resolver las preguntas relacionadas con los padecimientos que generan.

Por mucho tiempo se pensó que problemas de salud como la diabetes tipo dos y el cáncer no tenían relación entre sí; sin embargo –destacó–, estos padecimientos comparten como característica patológica la presencia de depósitos de proteínas mal plegadas y agregadas.

Durante su ponencia magistral ante estudiantes, profesores e investigadores de la Facultad de Química de la UNAM, Wüthrich trazó un panorama sobre el estudio de la proteína. Dijo que para obtener una estructura de resolución atómica de las macromoléculas se pueden aplicar dos métodos.

El primero, aplicado desde 1957, es mediante la difracción de rayos X con cristales de proteínas. El otro es por medio de la disposición a RMN con solución de proteínas, que se construyó en 1984. Explicó que la diferencia entre ambos es que con éste último se pueden estudiar las proteínas en soluciones, es decir, de cualquier líquido corporal.

Informó que gracias a ello se cuenta con una base de datos de cerca de 53 mil dimensiones de estructuras proteicas. Agregó que cuando se usa el método en el que se aplica la RMN no sólo se alcanza a observar la proteína, sino que se obtiene información de su movilidad, su interacción con otras moléculas y hasta su nivel de humedad.

Biología estructural

Al finalizar su ponencia, Wüthrich señaló en entrevista que resulta fundamental el desarrollo de inmunosupresores. En ese sentido recordó que el primer tratamiento para tratar el VIH-sida tuvo como base la biología estructural, en el conocimiento de la proteína sobre la que se induce con el uso de los fármacos.

Indicó que uno de sus siguientes objetivos es “dar el primer paso” y conocer la forma en que las enfermedades transmitidas por priones comienzan y cuál es la función de la proteína en un organismo sano, cuando aún no está en su forma patogénica.

Sobre su visita a México, el científico suizo hizo hincapié en que no tiene planes concretos de colaboración con investigadores mexicanos a corto plazo, aunque “para eso estoy aquí, para ver qué puede hacerse en un futuro”.

Previamente, Rosario Quiroz, de la Facultad de Química de la UNAM, aseveró que conocer el proceso innovado por Wüthrich es fundamental para analizar muchas enfermedades degenerativas. “La proteína es un polímero que debe adquirir una estructura tridimensional funcional, en un proceso que se conoce como plegamiento. Entender este paso, dinámico, es actualmente un problema central de la biología.”


Usted puede realizarnos cualquier consulta. pero recuerde que la mejor ayuda, va ha obtenerla visitando su medico en la localidad donde reside, para lograr un seguimiento correcto en su problema de salud. Atte. Abel