sábado, 29 de marzo de 2008

Utilizan nueva técnica para examinar esquizofrenia



La mente esta enferma desde hace siglos, vivir del pasado, ansiando el futuro, pareciera haber sido el lema. Nadie dice: se feliz hoy solo hoy. (Abel Desestress)
El nuevo análisis, que será publicado en la edición del viernes de la revista Science, detectó mutaciones extremadamente extrañas y desconocidas presentes en varios casos de gente con esquizofrenia

encontró que una extraña y previamente indetectable variación genética podría aumentar significativamente el riesgo de que una persona desarrolle esquizofrenia. Expertos señalaron que el estudio, aunque no identificó la causa del trastorno, ofreció una sorprendente demostración sobre la manera en la que la tecnología de escaneo de genes puede abrir una nueva frontera en la búsqueda para entender la biología de los trastornos mentales. Hasta ahora, los investigadores se habían centrado en encontrar variaciones genéticas comunes y conocidas que, al actuar bajo alguna combinación, podrían aumentar el riesgo de esquizofrenia. Área en la que no han tenido mucho éxito.
El nuevo análisis, que será publicado en la edición del viernes de la revista Science, detectó mutaciones extremadamente extrañas y desconocidas presentes en varios casos de gente con esquizofrenia.

Los descubrimientos centrarán la atención de los científicos en problemas del desarrollo anteriormente menospreciados que podrían ayudar a crear tratamientos más efectivos, comentaron los expertos.
Durante generaciones, los investigadores han tratado de entender los fundamentos biológicos de la esquizofrenia, que afecta a 1% de la población provocando pensamientos confusos y alucinaciones. Se ha analizado la manera en la que los medicamentos recetados para el trastorno afectan a las células cerebrales. Se han realizado estudios genéticos de gran magnitud, buscando en vano algún patrón compartido.

El nuevo estudio sugiere que, en todo caso, la genética del trastorno es mucho más compleja de lo que se había considerado.
Si se logran reproducir, señalaron los expertos, los resultados del estudio alterarán significativamente el curso de la investigación psiquiátrica.

En el estudio, una colaboración que incluyó al Instituto Nacional de Salud Mental, a la Universidad de Washington, Seattle, y al Laboratorio Cold Spring Harbor, los investigadores analizaron las muestras de sangre de 150 personas con diagnósticos de esquizofrenia y las de 268 personas sin registros de trastornos mentales.
Mediante técnicas de alta resolución que escanean rápidamente todo el mapa del ADN humano, los investigadores buscaron variaciones fuera de lo común que alteraran la función de los genes. Algunas de dichas mutaciones son heredadas; otras suceden de manera espontánea durante o cerca de la concepción.

Un análisis similar, realizado en 83 personas que desarrollaron una extraña forma de esquizofrenia durante la infancia, encontró que esos pacientes tenían cuatro veces más probabilidades de presentar una extraña mutación que altera los genes que la gente sana. Las mutaciones variaron de persona a persona pero se concentraron en los genes que se sabe participan en el desarrollo cerebral.
“El mensaje es que hay una nueva manera de buscar vínculos genéticos, y este nuevo método va directo a la biología subyacente”, dijo uno de los autores del estudio, Jonathan Sebat, profesor adjunto de genética en el Laboratorio Cold Spring Harbor.

Mary-Claire King, coautora y profesora de medicina y ciencias genómicas en la Universidad de Washington, dijo que los descubrimientos ayudarán a explicar varios aspectos de la esquizofrenia, incluyendo el hecho de que la selección genética no la haya eliminado.
“Un constante flujo de nuevas mutaciones que ocurre meramente por casualidad, sin razón alguna, puede explicar la persistencia de la esquizofrenia en varias partes del mundo y a lo largo de la historia humana”, añadió King.

Una de las mutaciones identificadas en el estudio, por ejemplo, distorsiona una proteína que participa en guiar a las neuronas a sus lugares correctos durante el desarrollo cerebral. Otra mutación encontrada cambia la forma de una molécula que transporta al glutamato, un químico que excita a las neuronas y participa en la transmisión de señales entre las células cerebrales. Ambas mutaciones son procesos que los biólogos pueden explorar para aprender sobre las causas de la esquizofrenia, y posiblemente sobre otros problemas mentales.
“Mi sueño”, comentó Sebat, “es que hagamos este tipo de análisis de alta resolución en miles de personas y que tengamos catálogos completos de variaciones que nos dirán cosas no sólo sobre la esquizofrenia, sino sobre el trastorno bipolar, el autismo, la depresión, y todos los trastornos de esta índole”.

Usted puede realizarnos cualquier consulta. pero recuerde que la mejor ayuda, va ha obtenerla visitando su medico en la localidad donde reside, para lograr un seguimiento correcto en su problema de salud. Atte. Abel